Rada Tilly, Chubut 21-Nov-2019
Facebook Twitter YouTube
Patrocinadores
Ultimos comentarios
Seguinos en Facebook
Ultimos Tweets

UNA FLOR EN EL PANTANO

CON UN GOL DE MAURO VILLEGAS NEWBERY LE GANO A HURACAN, LO BAJO DE LA PUNTA Y ES LIDER

Una flor en el pantano

Parecía un centro más y un rechazo posterior que no se desacomodaría a las generales de la ley que comandó el desarrollo de un clásico con casi nada por destacar.
Un centro más. Sí, eso parecía.
Pero todo emergió como el brillo en una galería oscura. Como ese bendito vaso de agua en la sed desértica. Asomó como un manto de perdón entre muchas acciones emparentadas con la falta de escrúpulos.
Apareció para romper en dos segundos -y con el poder que da la belleza-, una monotonía extremadamente tediosa.
El centro –que parecía uno más- derivó en un cabezazo de Oscar Marchant al punto del penal. Otro rechazo no zafaba de la normalidad que ofrecieron los 70 minutos anteriores.
Y nació lo maravilloso que ofrece este deporte tan despegado de lo estructural y muy apegado a lo artesanal. Porque fue un acto de real artesanía en la pirueta de Mauro Villegas para darle a su cuerpo el movimiento artístico que le ayudó a empalmar la pelota con el botín zurdo y colgarla en el ángulo más lejano.
Enorme poema cargado de inspiración y talento. Una joya entre una montaña de trozos de carbón.
Goles así, reafirman que el futbol es capaz de castigarte los ojos pero suficientemente generoso como para brindarte una caricia antes de abrir un expediente por defraudación.
Antes y después hubo pantano. Pero esa flor radiante, certificó que siempre se puede esperar el sol después de oscuros nubarrones.
El gol de Mauro Villegas brotó firme y lozano.
Como una flor en el pantano.